Inicio de la web del Complejo Hospitalario Universitario de Albacete

Saltar a contenidos
Salón de actos

Barra de navegación

Esta usted en:
Compartir en FacebookCompartir en Twitter
Aumentar tamao del texto..
Tamao normal del texto..
Disminuir tamao del texto..
Escuche el contenido de esta pgina. Se abrir una nueva ventana..
Protocolo de asistencia psicológica telefónica en situación de emergencia por COVID-19.

Contenido

 

Ante el contexto actual, queremos transmitir una serie de pautas dirigidas a la población general y de riesgo, destinadas a promover un afrontamiento psicológico adecuado.

No obstante, debido a la incertidumbre que ocasionan este tipo de situaciones, debemos prestar atención a los cuidados relacionados con la propia prevención de la transmisión, tales como las medidas de higiene, como a aquellos cuidados que tienen que ver con la salud emocional con la finalidad de reducir en la medida de lo posible situaciones de alarma que afecten a la ciudadanía.

La evolución de la situación comunicada a través de noticias y advertencias, no siempre se hace de la forma adecuada, bien por falta de rigurosidad, forma de comunicación, o sobredimensión de la misma. Esto puede influir en el estado emocional de las personas, dando lugar a conductas de alerta que se muestran poco eficaces a nivel personal y social.



 

 

 

Teléfonos para atención psicológica a personal de la G.A.I. de Albacete.
 

Ante el contexto actual, desde el Servicio de Salud Mental, se habilitan unos teléfonos, para realizar Atención Psicológica a personal de la G.A.I. Estos recursos están destinados al apoyo y afrontamiento psicológico ante la situación de intenso trabajo, elevada incertidumbre, agotamiento físico y emocional, que estamos atravesando.

El propósito de la intervención es contener, y poder ayudar a gestionar, elaborar y ventilar el malestar psicológico actual, y poder prevenir el desarrollo de problemas psicológicos futuros.

Los teléfonos, horarios y días en los que se realizará la asistencia son:


Móvil exterior: 638225193 - Móvil interior: 25193

Móvil exterior: 638225194 - Móvil interior: 25194

Teléfono interno: 36192.



(Solo para personal de la G.A.I. de Albacete)


Mañanas, de lunes a viernes, en horario de 10:00 a 14:00 h.
Tardes, lunes y jueves , en horario de 15:00 a 20:30 h.



AVISO: Estos teléfonos entrarán en vigor el 23 de marzo de 2020.
(en función de la demanda asistencial, se incorporarán líneas telefónicas necesarias)

“CUIDAREMOS LA SALUD PSICOLÓGICA”



 

 

  Subir


Si no está afectado por la enfermedad.
 

Pero está sintiendo una serie de emociones con alta intensidad y/o persistentes como:

● Nerviosismo, agitación o tensión, con sensación de peligro inminente, y/o pánico.

● No puede dejar de pensar en otra cosa que no sea la enfermedad, o la preocupación por enfermar.

● Necesita estar permanentemente viendo y oyendo informaciones sobre este tema.

● Tiene dificultad para concentrarse o interesarse por otros asuntos.

● Le cuesta desarrollar sus labores cotidianas o realizar su trabajo adecuadamente; el miedo le paraliza y le impide salir a la calle.

● Está en estado de alerta, analizando sus sensaciones corporales, e interpretándolas como síntomas de enfermedad, siendo los signos normales habituales.

● Le cuesta controlar su preocupación y pregunta persistentemente a sus familiares por su estado de salud, advirtiéndoles de los graves peligros que corren cada vez que salen del domicilio.

● Percibe un aumento del ritmo cardíaco, respiración acelerada (hiperventilación), sudoración, temblores sin causa justificada.

● Presenta problemas para tener un sueño reparador.



LE RECOMENDAMOS QUE…

1. Identifique pensamientos que puedan generarle malestar. Pensar constantemente en la enfermedad puede hacer que aparezcan o se acentúen síntomas que incrementen su malestar emocional.

2. Reconozca sus emociones y acéptelas. Si es necesario, comparta su situación con las personas más cercanas a usted para encontrar la ayuda y el apoyo que necesita.

3. Busque pruebas de realidad y datos fiables. Conozca los hechos y los datos fiables que ofrecen los medios oficiales y científicos y evite información que no provenga de estas fuentes, evitando información e imágenes alarmistas.

4. Informe a sus seres queridos de manera realista. En el caso de menores o personas especialmente vulnerables como ancianos, no les mienta y proporcióneles explicaciones veraces y adaptadas a su nivel de comprensión.

5. Evite la sobreinformación, estar permanentemente conectado no le hará estar mejor informado y podría aumentar su sensación de riesgo y nerviosismo innecesariamente.

6. Contraste la información que comparta. Si usa redes sociales para informarse, procure hacerlo con fuentes oficiales.



PAUTAS Y TAREAS DE AUTOCUIDADO.

● Mantenga una actitud optimista y objetiva. Es fuerte y capaz.

● Lleve a cabo los hábitos adecuados y de higiene y prevención que recomienden las autoridades sanitarias.

● Evite hablar permanentemente del tema.

● Apóyese en su familia y amigos.

● Ayude a su familia y amigos a mantener la calma y a tener un pensamiento adaptativo a cada situación.

● Acuda a fuentes oficiales y busque información contrastada por expertos: Ministerio de Sanidad, Colegios Profesionales Sanitarios, Organismos Oficiales, OMS, etc.

● No contribuya a dar difusión a bulos y noticias falsas. No alimente su miedo ni el de los demás.

● Procure hacer vida normal y continuar con sus rutinas.

● Tenga cuidado con las conductas de rechazo, estigma y/o discriminación. El miedo puede hacer que nos comportemos de forma impulsiva, rechazando o discriminando a ciertas personas.


 

 

  Subir

 

Si pertenece a la pobación de riesgo según indican las autoridades sanitarias.
 

1. Siga las recomendaciones y medidas de prevención que determinen las autoridades sanitarias.
Confíe en ellos porque saben lo que tienen que hacer. Ellos tienen los conocimientos y los medios.

2. Infórmese de forma realista y siga las pautas emocionales del apartado A.

3. No trivialice su riesgo para intentar evadir la sensación de miedo o aprensión a la enfermedad.

4. Tampoco magnifique el riesgo real que tiene. Sea precavido y prudente sin alarmarse.

5. Si le recomendaran medidas de aislamiento, tenga presente que es un escenario que puede llevarle a sentir estrés, ansiedad, soledad, frustración, aburrimiento y/o enfado, junto con sentimientos de miedo y desesperanza, cuyos efectos pueden durar o aparecer incluso posteriormente al confinamiento. Trate de mantenerse ocupado y conectado con sus seres queridos.

6. Genere una rutina diaria y aproveche para hacer aquellas cosas que le gustan pero que habitualmente por falta de tiempo no puede realizar (leer libros, ver películas, etc.).




 

 

  Subir

 

Si está padeciendo la enfermedad.
 

Siga las recomendaciones anteriores y además:

1. Maneje sus pensamientos intrusivos. No se ponga en lo peor anticipadamente.

2. No se alarme innecesariamente. Sea realista. La inmensa mayoría de las personas se están curando.

3. Cuando sienta miedo, apóyese en la experiencia que tiene en situaciones similares. Puede que ahora no lo asocie por tener percepción de mayor gravedad. Piense cuántas enfermedades ha superado en su vida con éxito.


 

 

  Subir

 

Orientaciones generales para la gestión psicológica-emocional de la cuarentena por coronavirus.
 

COMPRENDER LA REALIDAD.


La realidad lamentablemente es la que es. Es imprescindible que colaboremos permaneciendo en casa. Procurar salir lo menos posible a la calle es la recomendación más segura y eficaz para que salgamos pronto de esta situación.


“VAMOS A HACER LO CORRECTO”.

Entender que permanecer en casa es lo más correcto, es imprescindible. Debe ser una idea constante en nuestro pensamiento y en las conversaciones con quienes nos acompañan en casa. Es probable que se hayan cometido errores. Pero la situación depende mucho de nosotros mismos. Ser honestos y cumplir con las recomendaciones es ahora, casi, nuestra principal responsabilidad.


PLANIFICA LA NUEVA SITUACIÓN.

Nuestra vida va a cambiar sustancialmente. Vamos a modificar nuestras rutinas y, por lo tanto, hemos de organizar bien lo que podemos hacer, cuándo y cómo hacerlo. Piensa en actividades para realizar solo, si es el caso, o en compañía. No lo dejes a la improvisación. Piensa en todo lo relacionado que necesites en alimentación y otros productos para salir las menos veces posibles.

Procura escribir todas las ideas que se te ocurran para estar tiempo en casa sin salir. Organizar alguna actividad para que todos opinemos, en su caso, es una manera de que todos nos sintamos responsables.

Respetar espacios y tiempos diferenciados, así como necesidades específicas es imprescindible. A veces suele ayudar que escribamos todo esto y dibujemos una especie de horario que estará visible para todos y podrá modificarse con el acuerdo de quienes compartís la experiencia.


INFÓRMATE ADECUADAMENTE.


Es imprescindible informarnos, por supuesto, pero hagámoslo adecuadamente. Busquemos la información oficial y necesaria, pero evitemos la sobreinformación. Ésta puede ser muy nociva y provocar sensaciones de desasosiego que son absolutamente contraproducentes. Información sí, pero la justa. Informa, asimismo, a quienes te acompañan en casa. Con prudencia y mensajes constructivos. Evita difundir y esparcir rumores y hablar constantemente del tema y especialmente a los más pequeños. Cuidemos el consumo de las redes sociales. Existen numerosas noticias falsas e informaciones inútiles que afianzan el temor y nos alejan de la tranquilidad.


MANTENGAMOS LOS CONTACTOS.

Mantengámonos conectados con nuestros familiares, amigos, compañeros de trabajo y especialmente con los mayores sean o no familiares nuestros. Conversar con ellos sobre cómo estamos afrontando la situación nos ayudará; evitando, eso sí, en lo posible, alimentar miedos e inquietudes. Utilicemos cuando sea posible las videollamadas para facilitar el contacto y aportar tranquilidad. Mantener la calma y la visión de que estamos haciendo lo correcto nos ayudará en todo momento.


APROVECHA EL MOMENTO.

Aprovecha esta nueva situación para hacer cosas y disfrutar de momentos que casi nunca podemos vivir por el ritmo y organización de vida que solemos desarrollar. Son muchas las actividades de las que nos podemos aprovechar. Puede que nos resulte raro. Al no formar parte de nuestras rutinas, podemos llegar a pensar que no podemos o no sabemos vivirlas. Pero esto no tiene por qué ser así. Al contrario. Espacios para estar juntos, leer, también para trabajar. Para jugar con nuestros hijos. Juegos de mesa, interactivos on line en familia, momentos de lectura juntos, selección de vídeos de música, tutoriales o películas para compartir… Busca la complicidad de quien te acompaña.


TIEMPO PARA LA CREATIVIDAD.

Puede ser el tiempo perfecto para la creatividad. En solitario o en compañía. Para cocinar, por ejemplo, para hacer pequeños arreglos, que siempre dejas para otro momento o para decorar la casa. Organiza por ejemplo un concurso de ideas para decorar la casa, o preparar comidas diferentes. Organiza también tus armarios, desecha ropa que ya no utilizas, piensa en quién puede aprovecharse de ella. Procura hacer esto en compañía si es el caso, anotando todas las ideas que surgen entre todos. Un taller de cuentos, relatos breves, o pequeñas historias puede ser muy divertido. Cuando todo esto pase puede que haya menos momentos para estas actividades.


TIEMPO PARA HACER DEPORTE EN CASA.

También podemos hacer deporte en casa. Planifiquemos esta posibilidad. Podemos encontrar nuevas aplicaciones o tutoriales para diferentes edades. Además de divertido, nos mantendrá en forma y aumentará las sustancias estimulantes de nuestro cuerpo que nos hacen sentir bien. Reduce los síntomas de depresión y ansiedad, mejora el funcionamiento de nuestro cerebro, activa nuestro cuerpo, aumenta la sensación de bienestar.


OBSERVA EL ESTADO DE SALUD DE QUIENES TE RODEAN.

Evitando la obsesión, por supuesto, valora el estado salud en el que os encontráis. Procede como informan las autoridades si detectas alguna situación que te preocupe. Debemos dar importancia del autocuidado: recibir luz natural 20 minutos al día, dieta equilibrada, dormir un número de horas adecuadas, y, muy importante, no perder el sentido del humor. Pedir ayuda en tu red de apoyo.


CUIDA ESPECIALMENTE TU ESTADO DE ÁNIMO, LO QUE DICES Y CÓMO LO DICES.

Especialmente si tenemos niños en casa, pero no solo, cuidemos mucho nuestros pensamientos y emociones, de manera que podamos construir y responder adecuadamente a momentos en los que el ánimo falla y la sensación de incertidumbre y desasosiego surge.


BUSCAR AYUDA PROFESIONAL

Las personas que sientan un nerviosismo abrumador, una tristeza persistente u otras reacciones prolongadas que afecten negativamente a su desempeño laboral o relaciones interpersonales, pueden consultar con un profesional de salud mental.


 

 

  Subir

 

 

Pie de página

Complejo Hospitalario Universitario de Albacete. Webmaster. Todos los derechos reservados. Nota Legal.


HTML 4.01 Transitional válido - CSS Válido - Icono de conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el 	Contenido Web 1.0 del W3C-WAI - Validado por TAW